2 nuevos Vrutal Todays.

2 nuevos Vrutal Todays.
16/10/2017

Me han publicado 2 nuevos VT. Sí, de seguido. Uno un día, y al siguiente otro. Como siempre, os dejo los enlaces.

Aperture Science solicita voluntarios

Los que secuentraban a la Princesa Peach en realidad eran Toads


Más microentradas

martes, 31 de enero de 2017

Juego Flash del mes: Tiny Treasure (PC)

Tiny Treasure fue uno de los primeros juegos que descubrí en Newgrounds cuando comencé a visitar esa página, y que curiosamente también fue uno de los juegos nuevos que salieron por aquel mes. Ahora ha llegado el momento en hacerle un poquito de justicia.


Tiny Treasure es un juego tipo plataformeo en estilo de 8 bits que puede completarse en 15 minutos perfectamente, y que nos pone a cargo del ninja púrpura y el ninja amarillo dos amigos que van a buscar un tesoro (siendo ésta toda la historia), porque de todos es sabido que los tesoros más jugosos crecen como las setas en cuevas kilométricas excavadas por civilizaciones de los tiempos de Maricastaña, en las cuales siempre, nunca se sabe como, funcionan a la perfección todos los mecanismos y trampas, a pesar de tener acumulados el polvo de los siglos en los mecanismos y más telarañas que una casa vieja abandonada al lado del río.


Dónde realmente brilla este juego es en su mecánica y jugabilidad, simple y fácil de aprender. Controlamos a ambos personajes, en un juego de estilo plataformeo, dónde cada personaje tendrá unos obstáculos propios (amarillos para el caballero amarillo, y morados para el caballero morado), y que es el principal punto fuerte del juego. Obviamente, el objetivo es que ambos personajes lleguen al final, y por tanto, no creo que sorprenda a nadie si digo que en muchos de los puzzles (por no decir en todos) necesitaremos de una forma u otra a ambos individuos para poder avanzar. Tampoco será raro el hecho de que avancemos mucho con uno porque podemos, y luego tengamos que hacerle retroceder un buen trecho ya que el otro necesita ayuda para poder sortear un muro propio.

Seguramente, mi situación favorita.

El juego además se podría decir que cuenta con "2 modos" uno de exploración de toda la cueva, y otro a contrarreloj, dónde además hay que ir recogiendo todas las moneditas. Aprovecho par una recomendación: cuando aparezca el contador, podéis tomaros las cosas con calma: hay tiempo de sobra para todo.

"¡Cabrón, que te tengo dicho que no me dejes atráaaaaaaaas!"

Los personajes se controlan con las flechitas (mala suerte para los amantes del AWSD) y se cambia de personaje con la barra espaciadora. Y se inicia el juego con intro (por si acaso). Por tanto, controlaremos a ambos personajes pero no simultáneamente. Respecto a la dificultad, el juego sacrifica dificultad en favor del dinamismo: el juego es fácil (a poco que uno se fije en el entorno saca la solución de cada puzzle rápidamente), pero por lo menos no estás parado en ningún momento ni repitiendo el mismo puzzle 20 hasta que lo sacas de chiripa, que es de lo que pecan muchos plataformas: puzzles y situaciones que no serán difíciles de ver, ahora bien, se necesita precisión de cirujano para completar, ya sea por enemigos o por tamaño ridículo de la plataforma, lo que lleva a desesperar a muchos. En esta línea, se agradece que, cuando hay que usar a uno de los personajes como plataforma para que el otro pueda llegar a ciertos lugares, la superficie dada sea bastante rara, y no haya que estar sacando la regla y el compás para hacer cálculos de cómo caer exactamente encima del otro. Así como que los controles son suaves, y que no hay inercia ni impulso.

Por favor, que nadie diga que se pierde con semejante tutorial.

Los gráficos son estilo 8-bits muy cuidado y detallista, a diferencia de muchos juegos flash que se tiran por el pixel art para sacarse los gráficos en 2 segundos, y lo cierto es que son una gozada. La música es una melodía larga y muy animada, que pega con el ánimo ligero del juego, y que además suena como salida de una consola ya antigua, por si os van las cosas retro (la verdad es que el juego en sí casi parece sacado de una consola tipo GBA).

Antes comentaba que daban margen en los bordes de las plataformas.
Lo cierto es que sí, a lo mejor dan demasiado margen.

En conclusión, Tiny Treasure es el típico juego flash divertido, corto y fácil, y que además se ve bien y se hace simpático. De esos que no durarán mucho, pero de los que luego se guarda muy buen recuerdo, y al que no importa volver cada cierto tiempo a echar una partida. Yo particularmente recomiendo a todo el mundo echarle un vistazo.


Enlaces:

En Dojo

En Newgrounds

En Kongregate

Hora de ir a buscar el tesoro.

miércoles, 11 de enero de 2017

Zombie Cat Evolution (móvil, gratuito)

Zombie Cat Evolution (Evolución del Gato Zombie, podría ser una traducción), desarrollado por un grupo con nombre de equivalente ida de olla, es un juego para móviles que se puede pasar sin problemas en 2 días, y si son en 2 días y no en uno, es por el hecho de que, después de completar la primera y segunda partes, necesitas esperar algo así como 20 horas para poder acceder a la tercera.

Se me olvidó hacerle una captura a la pantalla de carga/título, 
luego me he tenido que buscar un apaño por internet. 

Este juego lo encontré haciendo el camba por el Play Store: todos los que tenía en el móvil los tenía ya muy vistos, y buscaba alguno nuevo con el que entretenerme en ratos muertos. Probé a ver qué me salía con la palabra "Evolución", y este fue el resultado que más me llamó la atención. Si bien no me gustan los gatos, las imágenes prometían un juego al mismo nivel de fumada y bizarrismo que Nekra Psaria o Samorost, y eso siempre es de agradecer (y si encima presenta algo de lógica interna, mejor). Antes de entrar en materia, destacar que, si bien sé perfectamente de dónde vienen las palabras "cat" y "evolution" del título, pero que aun a día de hoy sigo buscándole sentido a la palabra "Zombie". A lo mejor son las mutaciones, vete tú a saber.

La verdad es que le pegaría mejor algo más como "bizarro".

El juego, muy a diferencia que la grandísima mayoría de juegos de móviles que he probado, posee historia (si bien es verdad que los móviles son única plataforma dónde busco más juegos arcade que juegos con historia). Esta se muestra en forma de escuetas páginas de diario, cada una correspondiente con uno de los estados del susodicho gato, y que son el principal motivo por el cual vas a estar con el juego hasta el final. Bueno, eso, y el ver qué nuevo aspecto va a tener ese engendro que comenzó siendo un gato. En dichas páginas se nos muestra la historia de una niña que se encuentra a un precioso gatito en la calle, decide adoptarlo, y al llevarlo a su casa se empieza a comer a todos los ratones que hay en el salón, para felicidad de la niña. Por supuesto, la madre no quiere gatos ni en pintura, luego la niña tiene que esconderlo. Hasta aquí todo normal y cliché. Lo bueno comienza cuándo, el gato empieza a cambiar, y llega incluso a caminar a 2 patas, desarrollar más patas, varias cabezas sobre su cabeza a modo de tumores, extrañas alas... vamos, lo más normal en un gato callejero. La historia cada vez se va haciendo más extraña y psicodélica (sobre todo lo último) conforme más extravagante se vuelve el aspecto del supuesto gato, siendo cierta entrada del diario el punto de inflexión entre pensar "Esto es raro y un poquito siniestro, pero mola" a "¿Número del camello, por favor? es para un amigo" Vamos, que si hay partes que no termináis de entender, no os preocupéis, es normal. Lo anormal sería lo contrario.

Los diseños del "gato" se ponen acorde a lo escrito en el diario:
a más fumada, más psicodélicos.

En jugabilidad, se trata de una mecánica muy simple, como la gran mayoría de los juegos de móviles. Tocar sobre los ratones para que el gato (o cualquiera de sus estados posteriores) se los coma, tocar sobre el icono del juguete para divertirle y conseguir un plus de bonificación y, cuándo se consiga el juguete dorado, tocarlo para cambiar de mundo. Cuando el gato se ha comido todos los ratones, hay que esperar a que vuelvan a aparecer, tiempo que no llega a los 5 minutos. Cada vez que se come un ratón o se usa el juguete con el gato, se obtiene una bonificación, que será mayor cuanto mayor sea su estado evolutivo. Digamos que el gato, cada 30 segundos, cambiará de aspecto a cualquiera de los estadios evolutivos ya aparecidos, y que los más antiguos dan menos puntos que los más modernos. Cuando se complete la barra, el gato evolucionará, de una forma bastante dolorosa a juzgar por las animaciones.

Pleno proceso de evolución.
¿Os imagináis que en Pokémon fuera algo así?

El juego está compuesto de 3 partes: 2 que son iguales, solo que en la primera pasada desbloqueas las páginas del diario y en la segunda las páginas de un proyecto de investigación realizado sobre el minino, y una tercera parte muy corta que sirve de conclusión a la historia. La dificultad es nula (ir tocando ratoncitos cuando aparezcan para que el gato se los coma, esperar a que aparezcan, y usar el juguete cuando esté disponible).

Esperando a que se cargue el juguete premiun...
Y jugando mientras tanto con mi lindo ¿gatito?

Así pues, ¿cuál es el atractivo de este juego? Como ya he dicho antes, en las páginas de los diarios, que siempre esperas con ilusión la siguiente ida de olla (no importa que raramente superen las 3 líneas y que alguna sea un poco decepcionante), los diseños de los gatos, y las animaciones de los mismos tanto al comerse a los ratones como al jugar con su juguete. No puede parecer mucho, pero es uno de los juegos que recuerdo con más simpatía, y eso que me lo pasé hace como 4 o 5 meses, y apenas lo he vuelto a tocar desde entonces, ya que una vez completado todo, no tiene nada más que ofrecer realmente. Y no me he olvidado de él para nada, muestra de ello es esta entrada.



En los gráficos, se trata de un fondo fijo y animaciones formadas por gifs de 2 a 4 imágenes normalmente, dónde los ratos el gato blancos destacan contra el fondo gris oscuro (o azul) de una forma similar a OFF. En este apartado lo realmente llamativo son el diseño de los gatos y sus animaciones, perfecta mezcla entre lo achuchable y lo gore. La música es un bucle de una melodía amigable y agradable de escuchar, con muy pocos instrumentos, aunque en seguida se hace repetitiva y cansina, por lo que no me extrañaría que se quitara el sonido al poco tiempo. Para variar, no he sido capaz de encontrarla por la red, pero sí que he encontrado la de la canción de los créditos, más similar a una nana que otra cosa, así que esa es la que voy a dejar.


En resumen:
Pros:
  • Diseño de los gatos y las monstruosidades
  • Animaciones de cuándo se comen los ratones.
  • Diario.
Contras:
  • Música muy repetitiva.
  • Tras el final no hay ningún aliciente para volver a tocarlo.
  • Jugabilidad, la parte más mecánica, no atractiva, por muy juego de móvil que sea.
Una de las entradas del mencionado diario.

Zombie Cat Evolution no es un juego al que te mantengas jugando por lo divertido que es, sino por descubrir nuevas mutaciones y evoluciones aberrantes del minino, y por desbloquear nuevas páginas del diario. Lo cual, teniendo en cuenta que el juego es corto, ayuda a no hacerse pesado. ¿Recomendado? Desde luego: como ya he dicho antes, yo guardo muy buen recuerdo del mismo: digamos que las fumadas tanto de diseño como de entradas de diario lo valen.

Cierro la entrada con mi estado favorito.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...