Te vas un momento y te cambian la mitad de las cosas.

Te vas un momento y te cambian la mitad de las cosas.
11/12/2017

Dejo un par de días el Pokémon GO, y cuando vuelvo han modificado un poco el sistema de combate de los gimnasios, han metido el tiempo atmosférico, y además han introducido la mitad de la 3ª gen.


Más microentradas

miércoles, 30 de noviembre de 2016

Juego Flash del mes: Trans Gem (PC)

Es posible que, tras los últimos 3 títulos de categoría que han aparecido de seguido como juegos flash del mes, alguno se sorprenda de ver aquí algo tan clásico y poco innovador como un arkanoid.  Pero seré franca: me gusta el arkanoid, es una de mis categorías preferidas. Y las luces de neón. Así que cuándo, hace ya bastantes años, me encontré un arca con las piezas de colores de neón, y con mecánica no desquiciante (que es de lo que pecan muchos), normal que me tirase una buena temporada con el mismo, al menos hasta que olvidé como se llamaba. No fue hasta este año que no me decidí a buscarlo en plan serio, al ser uno de los juegos de los cuales tenía buen recuerdo, junto a otros juegos flash (como Tetravalanche, o Ataque de Alienígenas) que había jugado en su momento y de los cuales no recordaba el nombre, lo que se tradujo en varias horas de búsqueda hasta que logré encontrarlos todos.


Trans gem es un juego que encontré originalmente en Juegos.com (ahora allí está caído) tipo arca o arkanoid, sin ningún tipo de historia ni nada como suele ser común en los juegos arcade más clásicos como este mismo. El objetivo del juego es el de todo arkanoid: limpiar de bloques el escenario. Un bloque, al destruirse, no desaparece completamente, sino que queda el marco con un color más apagado, debido a motivos estéticos. Este arkanoid tiene, además, un par de elementos diferenciadores: el tamaño del campo de juego, el tamaño y la disposición de los ladrillos, y el control de la tabla. Aunque primero vayamos con los controles.


El control se hace con el ratón: lo mueves a la derecha, y la tablita se mueve a la derecha. Lo mueves a la izquierda, y la tablita a la izquierda. Dar a un ladrillo un número de veces lo destruye. El número depende de su tamaño: cuánto más grande, más toques necesita. No hay más. Ni disparos, ni subeybaja, ni nada. No, no existe ningún tipo de potenciador aquí. Lo más parecido, es un ladrillo pequeño color gris que aparece en todos los niveles y que, de darle 3 veces y no ser el último que quede en el campo, destruye todos los demás al momento, superando el nivel. Así pues, aquí todo depende de tu habilidad, sin distracciones.

La pieza gris, 
escondida en este caso dentro de una pieza más grande.

El control y mecánica, por tanto, podrá parecer de lo más anodino, pero es de lo mejor: simple, responde muy bien y en seguida te haces con él. Digamos que muchos arcas de por ahí son un infierno en cuanto a controles, empezando porque emplean teclitas y que parece que siempre va lento, y terminando con los que emplean ratón, pero que parece ir con lag, pasando por supuesto esos que no se encuentran fijos en una línea, sino que pueden subir y bajar en un cierto margen, y que lo único que hacen es liar al jugador cosa fina (y hacer que pierdas la bola el triple de veces de lo normal).


Luego lo que he comentado antes, del tamaño del cambo y la disposición de los ladrillos. El tamaño del área jugable es pequeño. Aun rebotando en el otro extremo del campo, en seguida la bola hace el recorrido de ida y vuelta. Lo segundo, los ladrillos. No hay muy ladrillos pequeños, ni dispuestos en extremos (bordes del campo, esquinas) dónde es difícil atinarles. Y las raras veces que los hay, su tamaño suele ser grande. Además, que habitualmente se están moviendo, lo cual contribuye tanto a dar de forma más fácil a otros ladrillos, como a no preever el por dónde te va a salir la bola hasta el último segundo. En conjunto, esto hace que las partidas sean rápidas y no frustrantres, ya que será muy raro tirarse media de hora con la misma pantalla por no poderle dar a ese microladrillo estratégicamente colocado. Y esto nos lleva al siguiente punto.

Una vez me salió el corazón de color azul.
Quedaba un tanto... raro.

La dificultad. ¿Es un juego difícil? Yo diría que, en comparación con otros arcas, es dificultad media, teniendo en cuenta que el propio género de Arkanoid me parece fácil, y que hay pocos arcas puros que considere que sean difíciles (en realidad solo uno, y no es difícil, es infernal). Ya que, si bien las partidas son rápidas, eso no significa para nada que sean fáciles o difíciles. Simplemente, como ya he dicho antes, no te tiras la vida intentando en dar a un ladrillo del tamaño de un piojo, a tomar por saco, y en un área jugable que ríete tú del campo de Oliver y Benji. Que es de lo que pecan muchos arkanoids, y eso no los hace para nada más difíciles (ya que puedes pasarte todos los niveles con la misma bola), sino, simplemente, aburridos y frustrantes ("¡¡¡¡BOLITAAAA, ¿POR QUÉ COJONES NO VAS DE UNA PUTA VEZ AHÍIIIII?!!!!").


En los gráficos, destacan los ladrillos de colores neón brillantes, muy coloridos, las formas que crean, y que se van moviendo. Efectivamente, este es uno de esos arcas dónde los objetivos a destruir son móviles, o parcialmente móviles, ya que se mueven dentro de unos rangos prefijados. Lo cual permite crear figuras dinámicas, o figuras que se van transformando en otras mientras juegas. Para no perder eso, los ladrillos destruidos quedan vacíos y con el borde más oscuro, lo cual permite, si queremos, ver tranquilamente la animación una vez completamos el nivel. Si bien es verdad que en ocasiones pueda despistar un poco, sobre todo si hay muchos ladrillos en pantalla. También hay que decir, que aquellos niveles con muchos ladrillos de colores muy claros pueden hacerse un tanto molestos a la vista.

Como por ejemplo.

La música es estilo tecno, con ritmo, unos pocos temas que cambian cada vez que comienzas un nuevo nivel. No sé cuántos temas son, pero sí que cada nivel tiene tema fijo (que puede ser compartido con otros niveles). Vamos, que enciendas el volumen, que está bastante bien. Las pondría por aquí, pero adivinad qué no existe ni en Youtube (no si, a este paso, el día que logre volver a encontrar el soundtrack de un juego flash monto fiesta). Así pues, os dejo con una de las alternaciones:


Estos 2 estados se irán intercambiando según jugamos.
Como este ejemplo hay unos cuantos.

Y eso es todo. Trans Gem es un juego tipo arkanoid de jugabilidad clásica, sin potenciadores ni nada, controlado por el ratón, con la inusual característica de no buscar desesperar al jugador, y con un estilo y unas animaciones muy vistosas. Totalmente recomendable si le gusta el género y quieres desconectar unos minutos.

Escorpión relleno...

... escorpión vacío.

Sitios para jugarlo:

En Kongregate

En 1001games

En Games.do

A propósito, me gustaría decir que, no sé que clase de programa habrán empleado para crear este juego, o cómo estará implementado, pero el caso es que en la mayoría de los sitios el juego está colgado. No, en estos 3 garantizo que funciona.

viernes, 18 de noviembre de 2016

Poliploides, que no transgénicos

Supongo que a todo el mundo le ha pasado: ir por la calle/mercado/supermercado, o incluso en el menú del de al lado (o el tuyo propio): una pieza de fruta tamaño descomunal, tamaño triple XXXL. Sí, estoy hablando de esas naranjas que tienen un tamaño equivalente a una pelota de futbol, fresas cuyo tamaño hace que que 3 de ellas basten para llenar un tapper completamente, o melones que precisan de casi los 3 forzudos del pueblo para ser transportados.

Y no, no estaba bromeando con eso de los forzudos del pueblo.

En ese momento, solo queda esperar la frase de turno, una frase que siempre llega, invariablemtne. La frase, que siempre llega:

-¡¡¡¡Hostia, eso es transgénico seguro!!!! - o cualquiera de sus mil variantes.

Por tamaño parece más un tomate.
Más frutas XXXL aquí.

¿Sabéis qué? PUES NO.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...