Te vas un momento y te cambian la mitad de las cosas.

Te vas un momento y te cambian la mitad de las cosas.
11/12/2017

Dejo un par de días el Pokémon GO, y cuando vuelvo han modificado un poco el sistema de combate de los gimnasios, han metido el tiempo atmosférico, y además han introducido la mitad de la 3ª gen.


Más microentradas

sábado, 5 de diciembre de 2015

Castlevania: Aria of Sorrow (GBA)

La verdad es que, desde que me pasé el Dawn of Sorrow, siempre había querido jugar a la primera parte. Mi oportunidad apareció cuando, un día de Ratro, en la fantastitienda de la que ya hablé en otra ocasión, me comentaron que lo tenían, por 30€ eso sí, ya que el cartucho incluía también otro juego. Un cartucho original con 2 juegos incluídos en vez de uno (vamos, a 15€ cada uno). No sabía que existían. Legales, al menos. Lo mejor es que el otro título es la precuela de Portrait of Ruin, que también me encantó, por lo que divino. Antes de comenzar, me gustaría destacar la caja en la que venía el juego, una caja que parecía que había servido como balón improvisado en un partido del patio de un colegio, y que poseía las intrucciones en inglés, alemán y español, mientras que el juego estaba en inglés y francés. Lógica pura, oye.

Dibujo precioso, para qué mentir.
Se usó como portada en algunas carátulas.


Pasando ya al juego en sí, Aria of Sorrow es un título para GBA situado cronológicamente antes del Dawn of Sorrow para DS (del que ya hablé). En él que tomaremos el control de Soma Cruz, un chaval de secundaria que descubre, el día de un eclipse completo, que posee poderes sobrenaturales que le permiten controlar, en su propio beneficio, las almas de los enemigos que derrota. Así, deberá usarlos para hacerse camino a través del castillo y encontrar una forma de que éste lo libere a él y a su novia, Mina, antes de que el tremendo poder oscuro que emana del mismo los mate.


La historia sigue la línea que nos encontramos en cualquier Castlevania: comienza con la premisa de por qué entrar al castillo a cargarte a todo bicho viviente que se te cruce por el camino, y a medida que vas avanzado se van desvelando secretos, mientras que muchos personajes resultan no ser lo que parecía en un principio. La verdad es que la historia está bien tratada, con unos personajes bien hechos, y las vueltas de tuerca a las distintas situaciones que son muy de agradecer, ya que ayuda a mantener en interés.

Definición gráfica de "estás jodido".
Y eso que parecía un don nadie, el menda.

La mecánica es idéntica a la que heredaron luego los Castlevania de NDS: una perfecta combinación entre plataformeo y RPG. Como en todos los Castlevanias de este estilo, tendremos una lista de unos 8 stats, que influirán en la potencia de nuestros ataques, la resistencia presentada a los ataques enemigos, y la probabilidad de conseguir objetos y almas al matar a los monstruos. Y no, no es un problema no saber a qué se refiere cada uno: puedes pasarte el juego sin tener muy en cuenta que hace cada uno (bueno, menos los PS, sí que son importantes).

Sí, estos mamones aburridos de matar repiten.
Otra vez.
Solo que aquí se dan la vuelta para hacerte cara.

Algo que me gustaría comentar es que yo, viniendo de los Castlevanias de NDS, me encontré con un fuerte problema con los controles. No es porque de repente me quitasen 2 botones  (que eso ni lo noté) sino que el juego estaba configurado de forma diferente: el botón de atacar y saltar están intercambiados con respecto a los de NDS. Por lo que sí, la mayoría de las veces terminé intentando matar a los enemigos saltando sobre ellos a lo Mario. Afortunadamente, se pueden configurar los controles al gusto, algo que usé para hacerlos un poco más parecidos a los de DS. Esta ha sido la primera vez que realmente he podido ver el enorme valor y utilidad de la personalización de los controles.

Ese momento en que nos volvemos Jesucristo.

La dificultad es casi nula. Confieso que tras el enésimo hiatus que le metí al Order of Ecclesia por el aburrimiento y frustración que supone el tirarse 2 horas leveando como una jabata hasta 5 niveles que luego no se notan ni siquiera frente a enemigos debiluchos con una mierda vida a los que tienes que seguir matando de 2 a 3 golpes; al principio agradecí que aquí, al subir de nivel, por lo menos, no sé, se NOTASE que MEJORABAS. Que no estabas haciendo el puto indio durante horas leveando, vamos. Pero a poco que se avance, te percatas que solo con tener un mínimo de cuidado, es difícil caer incluso ante los jefes. Yo creo que solo me mataron 4 o 5 veces, todas frente a los 3 últimos jefes, y la mitad de las veces porque ya quería ya hacer un parón pero antes quería ver a qué montruito tenía que enfrentarme. No sé si es que ya estoy muy baqueteada en este tipo de juego de tanto Castlevania, o es que realmente no es ningún reto, pero ya os digo: para mi su dificultad me pareció patética, hasta el punto que es uno de los juegos más fáciles que he probado (juegos flash incluídos). Hay algún enemigo raso algo fastidioso, como la armadura disco (acá armadura tocapelotas), y algún combate interesante, como el del Headhunter o Caos, pero que vamos...

El enemigo que más he terminado odiando de un Castlevania.
Sí, así, en general.

Y luego está el mapeado. Esa mierda es retorcida y engañosa de cuidado. Sobre todo engañosa. Para llegar a un determinado punto, tienes que ir por un camino específico. ¿Ves esa sala conectada con 4 caminos distintos? PUES NO, solo 2 están realmente conectados (el de llegada y el de salida) los otros 2 poseen algún tipo de impedimento que te impide el avanzar y te obliga a dar toda la puta vuelta para llegar a dónde querías ir. Y en el mapeado no se muestra absolutamente nada en ese sentido, para él está todo interconectado, por lo que tu vas tan confiado a una determinada zona y ¡sorpresa! Afortunadamente, esas "conexiones" se pueden contar con los dedos de una mano, porque si no más de uno habría mandado a volar su consola (yo la primera). Pero eso no quita que sea un peñazo y un aburrimiento eso de tener que estar adivinando cuál era el camino correcto, y el tener que estarte dando toda la vuelta porque resulta que el camino está sellado.

El Headhunter. Uno de los combates que merecen la pena.

Los gráficos son preciosos, en la línea de los Castlevanias de DS (hasta el punto de que cualquiera que no conozca los juegos sería raro que no pensase que son de DS). Los pesonajes y enemigos están en formato pixel-art, y en los fondos se convinan 2 capas que se mueves a diferente profundidad para dar sensación de profundidad. Sí, la misma tónica que continuaron usando los de DS por lo bien que luce. Los perfiles de los personajes en los diálogos están hechos con una técnica diferente, no con ese estilo manga que con el que aparecen en Portrait of Ruins y en Dawn of Sorrow. Son preciosos, pero fallan en el hecho de que su expresión se mantiene igual sea cual sea el tono del diálogo, salvo en 2 personajes que poseen 2 expresiones cada uno. Acostumbrada a que en la mayoría de los juegos (no solo en los Castlevanias) la expresión cambie con el estado de ánimo del personaje, esto me ralló en algunos puntos.

En este juego detallitos de este tipo están a la orden del día.
Así sí que mola explorar.

La música de ambientación recuerdo que gustó y que iba acorde a los diferentes escenarios, pero me ha costado recordar temas. Esto lo achaco a que se trata de una música intrumental muy del estilo de los otros Castlevanias. Los ritmos e instrumentos se van repitiendo en los diferentes juegos, así que termino liando temas con los de los otros Castlevanias.


El resumen:
Pros:
  • Gráficos.
  • Historia y personajes.
  • El sistema de almas.
Contras:
  • Dificultad irrisoria.
  • El mapeado.
Si queréis pasaron un Castlevania de portátil pero odiáis el sistema RPG por el tema de tirarse veinte años en temas de leveo, este es una opción perfecta. Para los que tengan un mínimo de habilidad, sí, es fácil, mucho. Sin embargo, teniendo esto en cuenta, no es una mala opción para pasar el rato, con buena historia y el sistema de almas que siempre es algo divertido. Yo en particular lo recomiendo.

Quiero esta alma.
El problema es que no sé que monstruo me la da.

Si os habéis leído la entrada del Dawn of Sorrow, os percataréis que la secuela hereda todos los puntos fuertes de la precuela, además de mejorar algún punto como la dificultad. Lo que debería hacer todo el mundo: sacas algo que es bueno, y cuando haces una continuación, coges los puntos fuertes y le corriges los flojos. 

15 comentarios:

  1. Realmente me encantan en estética los castlevania (los que parecen el God of war no, esos pueden irse al matadero) he de decir a ésto que la GBA dispone de un catálogo enorme de juegos con un nivelazo increible con este estilo, tanto en ports como en juegos originales. Una gozada para los retros.

    Volviendo al tema, AoS es un título a jugar casi obligatorio, pero como bien dices querida Fénix el desafío se queda a la altura del betún, además la historia no aporta practicamente nada a la linea argumental pero eso pasa en casi la mayoría de juegos de la saga. A pesar de eso, siendo un juego ligero como lo es, puedes pasartelo en dos tardes para continuar con los demás.

    Y sí, la falta de expresividad en los retratos de las conversaciones quitan gran parte del potencial descriptivo de los dialogos. Molan que te cagas los dibujos seriotes super badass de los castlevania, pero joder, no los atiborréis de botox dejadles que muevan las cejas al puto menos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, para mí, si la historia de por sí está bien hecha, no me importa que no aporte nada a la macrohistoria. También tiene su lado bueno: como va aparte, por lo menos es seguro de que empieza y termina, y no deja mil cabos sueltos para que te compres la siguiente entrega. O necesitas la entrega anterior para enterarte de la mitad de las cosas.

      "No los atiborréis de botox dejadles que muevan las cejas al puto menos" +100 puntos para este comentario.

      Eliminar
  2. Adoro Aria of Sorrow hasta el punto de que es mi Castlevania favorito. LO ADORO xDD.

    Entiendo de todas formas que no es lo mismo ponerte a jugar a Aria of Sorrow después de haberle dado a Dawn of Sorrow, y que por ello la involución se nota muchísimo más. Probablemente a mí me hubiera pasado lo mismo.

    Igual luego lo rejuego y se me baja el amor por este juego, pero de momento el recuerdo que tengo es extremadamente bueno. Una lástima que a ti no te haya dado tan fuerte como a mí U_U.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Aria of Sorrow es bastante bueno, pero la verdad es que como dices, ha sido una pena de que lo jugase tras su secuela. El bajón lo noté sobre todo en los jefes, ya que en el Dawn of Sorrow sus batallas son tremendamente buenas. Y los 2 fallos que he puesto como principales contras, seguramente no me habrían parecido tan marcados. Pero esto tiene una parte buena, significa al menos que la compañía se ha preocupado de corregir los fallos.

      A mí los que me dieron fuerte fueron tanto el Portrait of Ruins como el Dawn of Sorrow XD. Considero que un Portrait of Ruins con los jefes y el sistema de almas del Dawn of Sorrow, y una historia mezcla de los 2, sería perfecto.

      Eliminar
  3. Dejando a un lado que cada vez que veo un juego de GBA me entra morriña y encima no es excepción que este juego seguramente era uno de los que me compraría si o si...

    Decir que esos diseños de los personajes de los antiguos Castlevania me gustan mucho... son tan elegantes, sencillos pero carismáticos... todo lo que sale practicamente ahora está tan sobrecargado que no tiene ningún pu*o sentido xD

    Gracias por leerme (?)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por cierto, ¿recomiendas los de DS entonces? Porque me llamaron mucho la atención en su día pero no pude hacerme con ellos... supongo que tarde o temprano también caerán.

      Eliminar
    2. Pues cuando fui a la tienda todavía tenían 3 cajas más de este cartucho dual. Con cajas en mejor estado que la mía, además (en serio, es que está hecha migas XD).

      Los de DS te recomiendo sobre todo el Portrait of Ruins y el Dawn of Sorrow, si puedes jugarlos en ese orden mejor. El 1º tiene un mapeado muchísimo más amplio y variado, pero el 2º tiene el sistema de almas. Yo, honestamente, cuando retomé el Portrait of Ruins tras pasarme el Dawn of Sorrow eché muchísimo en falta el poder adquirir las almas de los enemigos. El Order of Ecclesia, a pesar de que muchos lo ponen como el mejor de DS, a mi en particular no me atrajo: tendrá sus cosas buenas, pero sinceramente, no puedo recomendar con mucha fuerza un juego que ya he dejado en hiatus largo 2 o 3 veces por puro aburrimiento. Digamos que el leveo es bastante nefasto.

      De todas formas, si no los puedes conseguir en físico, siempre quedará Emuparadise: ahí tienen todos los juegos de DS, y muchos además traducidos al castellano.

      Eliminar
  4. Voy a ir por partes, a ver...

    Primero... ¿la precuela de Portrait of Ruin? Portrait of Ruin no tiene precuela, lo más cercano es Bloodlines, donde se maneja a John Morris y Eric Lecarde (que si has jugado Portrait sabes quiénes son). ¿Qué juego es: Circle of the Moon o Harmony of Dissonance?

    Lo segundo, ¿dificultad nula? Mmm, lo que ocurre es que ya estás experimentado en la saga, y es lógico que poco a poco pierdan dificultad. No es difícil, aunque tiene sus puntos, pero como juego en general no es fácil.

    Y... bueno, para qué me voy a expandir si por lo general lo que dices es correcto, solo quería mencionar ese par de cosillas. Y bueno, tampoco diría que es un Plataformas-RPG, más bien diría que tiene elementos del segundo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo he llamado precuela porque la historia del Portrait of Ruins va después de ese, hay personajes que repiten y otros que están emparentados. De todas formas, lo acabo de mirar y me he liado con el juego que iría antes del Portrait of Ruins, fallo mío. Cómo hay tan poquitos títulos en la saga de Castlevania XD. A ver si lo cambio en la entrada. El otro título es el Harmony of Dissonance.

      En la propia entrada lo digo, que a lo mejor es cosa mía porque ya me había pasado el Dawn of Sorrow y el Portrait of Ruins, y llevaba algo del Order of Ecclesia. Pero es que en los otros 2, al rejugarlos, sí, se me hizo más fácil, pero hubo partes con las que aun conociéndomelas me pusieron en un brete. En este, los problemas para avanzar me empezaron a surgir en la Arena, que aparece muy avanzado el juego.

      Para mí, muchos elementos del segundo: estadísticas, estados alterados, leveo, equipamiento, etc. De todas formas, es lo que pasa cuando se combinan géneros: a unos les parece que es más de uno, y a otros de otro.

      Eliminar
    2. Harmony of Dissonance es, a mi gusto, el peor de todos los Castlevania que he jugado, y prácticamente solo calca lo visto en Symphony of the Night. Circle of the Moon, el primer título de GBA, me gusta más, aunque sea bastante arcaico (fue uno de los 10 primeros juegos de GBA), y lo recuerdo bastante difícil.

      Una vez que uno está experimentado, cuando juega los Castlevania le resultan complicadas solo las partes finales. Aunque sí, hace poco que jugué Portrait of Ruin y la dificultad me requirió algo de esfuerzo, especialmente en algunos jefes. Y de Order of Ecclesia he oído que es de los más difíciles, si no me equivoco, y obviando las burradas clásicas de la saga.

      Eliminar
    3. No he jugado al Symphony of the Night, así que por lo menos iré sin poder comparar. Ya veré que tal. El Circle of the Moon lo encontré a la venta, pero pasaba de dejarme 20 o 30 euros por el cartuchito. Si eso, lo juego en emulador.

      Sí, lo ponen como el más difícil de DS. De todas formas, yo más que difícil lo definiría como coñaaaaaaaaazo supino. Claro que es "difícil": con el sistema de "para que se note algo que mejoras tienes que subir como 6 niveles, pero los enemigos te dan una puta mierda de experiencia, y aunque a estos con un poco de habilidad los puedas matar con nivel relativamente bajo, los jefes, entre la pedazo vida que se gastan y los ataques potentes que no te dejan tiempo de maniobra, en muchos la táctica más sensata es ir a trallazo limpio, y para ello TE JODES Y A TIRARTE HORAS Y MÁS HORAS Y MÁS HORAS LEVEANDO COMO UN IDIOTA", como para no ser difícil. Pero es difícil por eso, porque el personaje mejora MUUUUUUUUYY lento, y para enfrentarte a los jefes necesitas un nivel de alto a muy alto, por lo que tienes que echarle cincuenta mil horas al asunto que no tendrían por qué: exactamente igual que con el Pokémon HG/SS. Me he pasado ya 3 Castlevanias, y este es el único que no me he pasado de corrido: lleva ya 2 parones de meses que he realizado por purísimo tedio. Porque encima la historia, ambientes y enemigos me estaban gustando.

      Eliminar
    4. Vaya, no sé, yo nunca me he parado a entrenar en un Castlevania. Como es todo acción, siempre tienes la posibilidad de ganar un combate, aunque sea muy difícil. Ya lo jugaré, a ver si es verdad eso que dices :D

      Y... 20-30 euros por el cartucho es muchísimo, sí. Además, aunque me gustó, no es tan bueno. Yo prefiero por mucho los Sorrow.

      Eliminar
    5. Créeme, la habilidad te vale para el 2º y 3er jefe (el esqueleto gigante y el cangrejo gigante de nombre rarísimo, que son los 2 jefes que más me han gustado, aunque con el cangrejo por ejemplo me tirase 3 días). El resto, que recuerde, ni de coña. Pero en fin, ya lo sufrirás, ya ;).

      Eliminar
    6. Ya lo veremos, ya... ¿Quieres apostar algo? :D

      Eliminar
    7. Vale :). Si te lo pasas sin usar el ataque potenciado (aka trallazo, ese que en Portrait of Ruins es Y+Y+-> y que jamás he tocado en un Castlevania menos en el OoE), que aquí es la unión de glyphos, me paso el juego que quieras de PC (si no pesa demasiado) o NDS. ¿Trato hecho?

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...