Te vas un momento y te cambian la mitad de las cosas.

Te vas un momento y te cambian la mitad de las cosas.
11/12/2017

Dejo un par de días el Pokémon GO, y cuando vuelvo han modificado un poco el sistema de combate de los gimnasios, han metido el tiempo atmosférico, y además han introducido la mitad de la 3ª gen.


Más microentradas

miércoles, 16 de abril de 2014

El día de las Biblias (Panfletos del metro)

El otro día, saliendo yo tranquilamente, cuando me percaté que a la salida estaban repartiendo algo, para variar.

Aunque en cuanto me fijo, me percato que es algo más grueso que una hoja de papel.

Bastante más grueso, diría yo.

Lo primero que pensé fue "Anda ya, no me fastidies que estás repartiendo blocs de notas". Sí, en serio, ese fue mi primer feliz pensamiento, que alguna empresa o algo así estuviese promocionándose de esa forma tan curiosa. ¿Por qué no? Aunque he de admitir que tampoco es que me convenciese eso mucho.

Además, lo de las libretas gratis no supera al que creyó que lo que estaban regalando era fundas de móvil gratis.

Así pues, dejé que me endiñasen una de aquellas libretas y, ¿con qué diréis que me encontré?

En efecto, una edición gratuita del Nuevo Testamento, ni más ni menos. Ni siquiera se molestaron en pasarnos los 2 testamentos completos.

Una como las de esa foto me dieron.

Ese día hubo cachondeo en clase con los libritos, acrecentado por el hecho de que a primera hora teníamos examen. El chiste del "Pues yo le dejo como respuesta el Nuevo Testamenteo a la profe, que es la palabra de Dios y con eso no se puede discutir", seguidas de las bromas del Apocalipsis, porque encima el examen no era de la asignatura fácil.

Y bien pensado deberíamos haberlo hecho, aunque simplemente sea para que la profesora aprendiese a no corregir de forma sesgada. Porque, vamos, que luego a tres personas, en la misma pregunta les pusiese 3 puntuaciones diferentes (punto completo, medio punto y anulada) podiendo lo mismo, qué quereis que os diga. O que anule una pregunta teniéndolo todo bien (dicho por la propia profesora) simplemente porque se le olvidó expecificar que "la fermentación láctica produce ácido láctico". No, si te parece produce alcohol, o gamusinos verdes, no te digo. Eso es como tener que expecificar en un examen de fisiología que lo que entra en los pulmones es aire. Ni en primaria había que expecificar semejantes obviedades.

Oh, y sí, a otro compañero le pasó por alto un "fallo" del mismo equipo. ¿Qué pasa, es que en la clase unos somos del Madrid, otros del Barça y usted es la árbitro comprada?

En fin. A lo que íbamos. Las Biblias. Pues uno de los tipos que las repartía era un viejales que de tanto en tanto aparece en esa misma boca de metro, con carteles de mensajes a cada cual más raro, clamando cosas como que "Jesús es el demonio" o "todos vamos al infierno", y cosas así. Hay algunos que se dedican a hacerle fotos e incluso vídeos. Yo soy de las que pasa rapidito mirándole de refilón.

Para terminar, decir que por la tarde todavía seguían con el asunto, reapareciendo a los 2 días, se ve que todavía les quedaban unas cuantas. A propósito, las traían en cajas de 100 (lo vi en una de ellas) y habría por lo menos 20 cajas quizá alguna menos. No sé si por ahí llegan a pasar 2000 personas con ánimo de coger una.

¿He dicho ya que esto fue el primer lunes tras las "Marchas de la Dignidad"? Tengo la teoría que nos vieron bien poco católicos, y que se trata de un intento para intentar encauzarnos por el buen camino un poquito.

sábado, 5 de abril de 2014

Fauna urbana: charlatana de biblioteca

Hoy, en la biblioteca estudiando tan tranquila, se ha puesto en un asiento cercano una tipa de otro grado. Sé que era de otro grado porque no la había visto en mi vida. No me fijé en ella en particular al principio, ya que no es que la biblioteca estuviese vacía y fuésemos las 2 únicas monas en ella, de hecho, había bastante más gente en la mesa. Y la cosa no tendría más mención si no fuese por lo que hizo y dijo con posterioridad.



Lo primero, cuando llegó, sola, de dispuso a cargar el móvil en uno de los enchufes de la biblioteca tan cotizados por la gente que emplea los ordenatas sin aparentemente batería propia que amablemente nos presta la biblioteca (y que funcionan bastante bien, todo sea dicho). En este caso la cosa no era grave, ya que por suerte no había oberbuquing, y ami me hacía un favor, ya que me estaba acordando del sol que me daba en los ojos a través de la ventana, y ella me hacía de improvisada mampara.

Durante el rato siguiente, pongamos, no sé, de quince a treinta minutos, estuvo más tiempo levantada enfrente mío (si, yo estaba sentada delante de los enchufes como un guardia jurado) zascandileando con el móvil que sentada frente a los apuntes.



A una hora no indeterminada (entendedme, yo estaba más preocupada en buscar la información de un centenar sin exagerar de términos para una asignatura de informática que en controlarla los tiempos a esa chica en plan maruja), llegó un compañero suyo, con el que empezó a platicar largo y tendido. No sé cuento estuvieron así cuando decidí mirar la hora (las diez y media). En ese momento ya estaba un poco hasta las narices del zumbido que tenía a la derecha por culpa de la menda,  que no paraba de hablar y de cuyas conversaciones capté fragmentos que se resumían en  quejarse de lo mal que lo llevaba todo, de que no se acordaba de nada, alguna variante del que “iba a suspender” (porque eso tan directamente creo que no lo dijo), y cosas así. Por medio, por supuesto, también salieron a colaciones fiestas recientes, quejas varias, curiosidades también varias, etc., en definitiva, suficiente material como para preparar una excelente macedonia de anécdotas. Y no nos olvidemos de las bastante habituales variantes de lo guay que era ella. 

También me gustaría mencionar que logró que 2 caballeros de su clase le hiciesen un recado, en teoría para poder estudiar, en la práctica para no cerrar el pico.

Mientras, el de enfrente se debatía entre el libro de texto y prestarle atención a ella. Así hasta y diez (esta vez si que lo miré) momento en el cual la tipa decidió hacer el anuncio del Kit-Kat y darse un respiro, y se fue de la mesa (si al baño, afuera o a buscar un libro ya ni idea), momento en el cual su compañero quedó enfrascado en el libro de estudio; solo incordiado, en todo caso, por mis continuos tecleos, ya que yo seguía con mi búsqueda y copie de términos (deberías inventar algo para el ruido del teclado. Y no, los ipad no me valen. Además de que también logro tocar el tamporileiro con ellos sin quererlo).



Cronometrados, esa chica se tiró 40 minutos de charleta, de y media a y diez (sí, esta vez me fijé por pura curiosidad). Más todo el tiempo que estuvo antes. Creo que en ningún momento se puso a estudiar en serio. Eso lo remarco porque durante un buen rato lo único que hizo fue quejarse amargamente de lo mal que lo llevaba todo, de que no lograba retener nada, etc.

No sé, tía, aquí todos tenemos problemas con nuestros respectivos estudios, sino te aseguro que desde luego nadie estaría en la biblioteca con el buen día que estaba haciendo fuera. 

Además, yo me pregunto, ¿has probado a dejar de estudiar la asignatura optativa de prácticas  ligüístico-verbales y ponerte un poco más en serio con las obligatorias de tu grado?



(P.D.: el descanso no duró demasiado. Volvió a los diez minutos, más o menos, y continuó con la interrumpida tertulia, momento en que el otro decidió darse por vencido con el libro.)


(P.P.D.: cuando me fui, una hora y cuarto después de haber mirado el reloj aquella vez, todavía seguían ahí los 2, hablando más que estudiando (sí, estudiar estudiaron algo, noté breves intervalos sin zumbidos), pero que vamos, que luego se preguntarán que a dónde se lees fue el tiempo).

miércoles, 2 de abril de 2014

Cierra la Xanocueva: por favor, un minuto de silencio.

Como se suele decir, no todo dura para siempre; y también como se suele decir, todo lo bueno se acaba. Y en esta ocasión le llegó el turno a La Xanocueva.

La Xanocueva es un blog que encontré de casualidad un día aburrido de verano cuando decidí investigar los enlaces a otros blog que tenía Absurdérrimo, hará más de un año, sitio en el que comencé como lectora ocasional de entradas antiguas donde de tanto en tanto escribía algún comentario como una anónima que se hacía llamar simplemente "Fénix".

Así fue como yo la conocí yo. 

Sin embargo, las críticas a las malas series y películas, llenas de pullas y burlas; las entradas de ámbito más personal; en las que nunca faltaba el humor; las raras alabanzas y recomendaciones que alguna vez se dejaban ver; los especiales, oh, los especiales; la presencia de varios redactores, cada cual con su propio estilo, y un puñado de elementos más hizo que la Xanocueva se convirtiese pronto en uno de mis sitios de paso habituales de internet, en una época dónde la red me parecía mucho más viva que ahora: cuando no publicaba Absurdérrimo, lo hacía Rhapsodia, sino la Xanocueva, u otro sitio, o había gente en alguno de los 2 "foros" (no eran tales aunque se usaban así) donde estaba metida, o... Siempre había algo. Como ya he dicho, en aquel momento para mi internet esta muy vivo, y fue eso lo que me animó lo suficiente como para plantearme en abrir un blog, algo que al final hice, aunque ya en plena decadencia.

Con el tiempo, poco a poco esos sitios fueron cerrando: Absurdérrimo por anuncio oficial; Rhapsodia no, pero ya lleva un año sin publicar, también cerraron The Fallen 17 (este sitio directamente Wordpress, así que ni os molestéis en buscarlo: no existe, al igual que Anumaux-Passions)... Hasta hace poco solo me quedaban 2 sitios, mis 2 últimos bastiones: el "foro" de juegos.com y La Xanocueva. 

El foro de juegos.com se eliminó con la última reforma de la web, que anuló los comentarios en casi todos los sitios.

Y ahora, el carpetazo final a esa época la da el abrupto anuncio del cierre definitivo de la Xanocueva, sin casi previo aviso, así, por las buenas.

Aunque yo creo que podría haber continuado perfectamente, que todavía podían haber tenido mucho que decir, bien es verdad que dónde mejor se sabe si la cosa va tirando o va pasando por una mala racha antes que en ningún otro sitio es desde dentro, y que hay que saber cuando parar. Que desde fuera es muy fácil abrir bien el pico pidiendo más, y más, y más... Lo cual no quita para que a los seguidores no nos haya sentado como un cubo de agua fría a las 4 de la mañana.

Con esto, tras casi 4 años en la brecha, se dice adiós a uno de los mejores blogs que he tenido el placer de visitar y leer, lleno de buenos momentos y mejores entradas. 4 años en la brecha, escribiendo, dándolo todo, que se dicen pronto. Me pregunto si yo aguantaré tanto.

Por todo ello, un minuto de silencio.


(EDITADO: al final, todo era una broma por el April Fools Day, a todo aquel que le pille tan fuera de onda como a mí, que sepa que es equivalente anglosajón al Día de los Santos Inocentes. Mantuvieron la broma durnate una semana, cuando salieron con esta nueva entrada: http://xanocueva.blogspot.com.es/2014/04/zumo-de-naranja.html Bueno, y así fue como me enteré de cúando era The April's Fool Day.)

(Post Data: al final solo resultó ser una bromita del Aprils Fools Day).
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...